Rozando la locura
hablando conmigo mismo
en una habitación oscura
pensando en el destino.

Afuera los cohetes eran bombas
que teñían el cielo con pólvora.
Por mi no pasaban las horas,
sólo una respiración monótona.

Tenía miedo del mañana,
de levantarme y volverte a ver,
de volver a sentir en mi cama
el fuego intenso de tu piel.

Tenía miedo de perderme
en tus ojos, un universo infinito.
Tenía miedo de atreverme
a recuperar lo perdido.



Por Tomás Damián Mora Podio

3 comentarios:

Myler Express dijo...

Genial el poema, ciertamente le has dado un estilo romántico, junto con tus sentimientos sobre ti mismo, ¿no?
¡Espero leer mas como este ^^!
Gracias por compartirlo :D

Ellesar dijo...

Que decir WoW, me gusto mucho este poema =), cada día más famoso ;)

Tomás D. M. Podio dijo...

Myle Express has acertado. Me alegro mucho de que os guste, espero poder seguir así.