Hoy quería hablar de dos películas únicas que cualquiera puede pasar por alto fácilmente.

La primera de ellas ya tiene unos cuantos años, hablo de "Cyrano de Bergerac", concretamente de la versión que tenía a Gerard de Pardieu como protagonista ( sí, el que hacía de Obelix ). Yo ya leí el libro en su momento pero no me enteré de que existía la película. El otro día en el podcast de "La aldea irreductible" le dedicaban el programa a este personaje y recomendaban mucho la película así que no me quedó otra que sentarme a verla.

Al final resultó que me encantó la película, todo el reparto hace un trabajo estupendo y se capta perfectamente la esencia del libro. Los monólogos de Gerard de Pardieu son, con diferencia, lo mejor de todo, hayas leído la obra o no todos los discursos cautivan a cualquiera por lo bien construidos que están. Os dejo uno de ellos para animaros a ver la película que sé que cuando son un poco antiguas parece que da más pereza verlas.

Y de las rimas nos vamos a la musica porque la a otra película que quería comentar es "Sweeny Todd", el musical protagonizada por Johnny Depp y dirigida por Tim Burton. Por lo general no me gustan los musicales, más que nada porque suelen ir asociados a un argumento que no se sostiene por sí solo, actores que no lo hacen muy bien y un acabado general bastante pobre. Hace poco decidí darle una oportunidad a esta película porque Tim Burton siempre consigue hacer todo único. En "Sweeny Todd" hay menos canciones que en otros musicales ( eso sí, las que hay se te quedarán en la cabeza durante bastante tiempo ), el argumento hace que no pierdas la atención en ningún momento y hay muchas críticas sutiles que lo hace más completo.



Yo repito que no me gustan este tipo de películas y sin embargo me lo pasé genial, además fue bastante curioso ver a Johnny Depp y a otros actores menos conocidos cantando.


Si decidís seguir mis recomendaciones no dudéis en dejar un comentario con vuestra opinión.

Un saludo

1 comentarios:

Tomás Damián M. Podio dijo...

Yo vi Sweeny Todd hace algo de tiempo y la verdad es que me gustó, aunque coincido contigo en que los musicales no son mi fuerte.
Tendré que ver Cyrano de Bergerac.
:D