Los exámenes se acercan y toca ir apretando en los estudios, intentaré poner el siguiente de LFG hoy o mañana; de momento os dejo una breve reflexión a la que le he dado vueltas estos últimos días.

¿Alguna vez os habéis parado a pensar como influyen algunas de nuestras actividades favoritas en nuestro modo de pensar? La pregunta puede resultar un tanto extraña pero no por ello deja de ser interesante.

Los padres inscriben a sus hijos en equipos de fútbol cuando son pequeños para que aprendan a esforzarse y a trabajar en equipo, a algún tipo de arte marcial para que sean disciplinados y respetuosos o a una academia de música para que desarrollen su vena artística; por supuesto esto no quiere decir que al coger una obtengamos automáticamente todas las virtudes asociadas o que perdamos otras, pero sí es cierto que para practicar ciertas actividades desarrollamos unos mecanismos de pensar y actuar distintos.

He visto este fenómeno en muchos amigos y conocidos pero hasta el otro día no me di cuenta de como pasaba exactamente lo mismo conmigo; estaba dándole vueltas a un asunto y lo que hice fue sentarme a pensar todo detenidamente, considerar las distintas opciones y tratar de calcular sus posibles repercusiones en el futuro; como si de una partida de ajedrez se tratase.

¿Qué actividades han influido en vuestro modo de ser y cómo lo han hecho?

1 comentarios:

Sara López Moreno dijo...

Todas, absolutamente todas nuestras elecciones (por decisión propia o ajena) nos forman de alguna u otra manera, incluso hasta las más nimias.

P.D.: Queda inaugurado definitivamente el blog, así que ya puedes cambiar el enlace.

Un besito,
Sara.