El otro día me encontré con una simple pero gran idea que creo que debo compartir con todos vosotros. La leyenda de Robin Hood es bien famosa, robaba a los ricos para dárselo a los pobres; en el mundo actual los ricos son los bancos, lo que esta tasa propone es recaudar el 0.05 % de cada transacción especulativa que hagan los bancos, puede parecer muy poco, pero se calcula que se recauden alrededor de 400.000 millones de dólares anuales; dinero que será invertido en ayudas para los pobres o combatir el calentamiento global.

Como ocurre en todos los casos hay mucha gente a favor y unos cuantos en contra, no soy un experto en economía, pero si los bancos no admiten ni un impuesto de esta magnitud deberíamos sacar todo nuestro dinero de ellos y esperar a que entren en bancarrota, después de casos como el de AIG creo que la mala fama se la ganan a pulso.

He leído también algún comentario de periódicos digitales donde se decía que no era sostenible, que era mejor trabajar en otro campo como el del proteccionismo agrario que acaba con la economía de los países menos desarrollados ,¿acaso no podemos atacar por dos frentes? ¿es que ahora cuando encontramos dificultades nos olvidamos del asunto? Y seamos sinceros, el objetivo es ayudar a los pobres, pero también castigar un poco a los bancos.

Sólo me queda decir que son las pequeñas ideas como ésta la que hacen que el mundo sea un poquito mejor cada día, eso sí, hay que apoyarlas, y lo mínimo que podemos hacer nosotros es pasar el mensaje, ¿quién sabe? Quizás algún día no sea una idea sino una realidad.

1 comentarios:

Javier Peralta Medina dijo...

Te ha sido concedido el Premio Dardos.
Pasa por mi blog a recogerlo
Un saludo.